Nuestro Colegio

Filosofía

Nuestra filosofía se enmarca en la educación católica.  Sus objetivos y metas se basan en la Carta Pastoral sobre la Educación Católica de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (the Pastoral Letter on Catholic Education by the Puerto Rican Episcopal Conference).  La filosofía del Colegio Nuestra Señora del Carmen es ofrecer a nuestros alumnos(as) una educación integrada con las enseñanzas de Nuestra Santa Madre Iglesia Católica, Apostólica y Romana, al nuevo currículo enfocado a superar la formación de los estudiantes dirigido a la excelencia académica.

Nosotros aspiramos a desarrollar en los alumnos(as) los valores cristianos, conocimientos, actitudes y destrezas que le permitan alcanzar su desarrollo integral.  Como jóvenes adolescentes necesitan nuestra pronta atención en armonía con los preceptos morales católicos, de sus familias y de la comunidad en que viven.  Conscientes que cada uno de ellos tiene un papel protagónico en la sociedad que los rodea, cultural, moral y espiritual.  El Colegio Nuestra Señora del Carmen, como entidad educativa, tiene la responsabilidad de fortalecer tanto la dignidad como las capacidades de estos jóvenes a través de sus programas académicos mediante un currículo basado en “un plan de estudios que, sobre la base de fundamentos, organiza el contenido o material en forma racional, secuencial y coordinada para facilitar la elaboración de actividades de enseñanza-aprendizaje y lograr unas metas y objetivos”, Villarini 1997.

Los estudiantes de hoy son los hombres y mujeres del futuro que con cariño y respeto, serán productivos en beneficio de nuestra sociedad puertorriqueña.  La Santa Madre Iglesia Católica, subraya nuestra responsabilidad de enseñar a los jóvenes a conocer, amar y servir a Dios y a los demás seres humanos, a fin de llevar una vida completa, feliz y con ello llegar hacia la vida eterna.  Nos esforzamos continuamente para despertar en los alumnos(as) el deseo de buscar la verdad, la capacidad para el pensamiento crítico, la creatividad y el pensamiento inductivo y deductivo, con la preparación que les permita hacer frente a las nuevas situaciones y desafíos que podrían enfrentar.  Igualmente nos esforzamos por ofrecer un ambiente de libertad, aceptación, tolerancia y seguridad.  Propicio para el desarrollo de la responsabilidad, la independencia, el servicio y la caridad, característica indiscutible de la filosofía educativa de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

 

Aprobado por Padre Ramón Olivencia

19 de febrero de 2016